Imprimir

Habas - Propiedades

Habas - Propiedades

Habas - Propiedades

Las habas secas son un alimento rico en fósforo ya que 100 g. de este alimento contienen 590 mg. de fósforo. Contiene una cantidad de vitamina B9 de 423 ug por cada 100 g, así como 0,50 mg por cada 100 gramos de vitamina B1, presumiendo ser uno de los alimentos más ricos en esta vitamina.

 

Además de los mencionados anteriormente, las habas secas es también un alimento muy rico en magnesio (190 mg. cada 100 g.), potasio (1090 mg. cada 100 g.), fibra (25 g. cada 100 g.) y proteínas (26,10 g. cada 100 g.).

 

Entre las propiedades nutricionales de las habas secas cabe también destacar que tiene los siguientes nutrientes: 5,50 mg. de hierro, 100 mg. de calcio, 2 mg. de yodo, 3,10 mg. de zinc, 33,30 g. de carbohidratos, 11 mg. de sodio, 42 ug. de vitamina A, 0,26 mg. de vitamina B2, 6,90 mg. de vitamina B3, 0,98 ug. de vitamina B5, 0,37 mg. de vitamina B6, 0 ug. de vitamina B7, 0 ug. de vitamina B12, 4 mg. de vitamina C, 0 ug. de vitamina D, 0,09 mg. de vitamina E, 19 ug. de vitamina K, 307 kcal. de calorías, 2,10 g. de grasa, 2,50 g. de azúcar y 0 mg. de purinas.

 

Las habas secas son un alimento sin colesterol y por lo tanto, su consumo ayuda a mantener bajo el colesterol, lo cual es beneficioso para nuestro sistema circulatorio y nuestro corazón.

 

Beneficios de las habas secas

 

Dada su alta cantidad de proteínas, las habas secas es un alimento recomendado especialmente para el desarrollo muscular. Los alimentos ricos en proteínas como este alimento, están recomendados durante la infancia, la adolescencia y el embarazo ya que en estas etapas, es necesario un mayor aporte de este nutriente.

 

Las habas secas, al ser un alimento rico en potasio, ayuda a una buena circulación, regulando la presión arterial por lo que es un alimento beneficioso para personas que sufren hipertensión. El potasio que contiene este alimento ayuda a regular los fluidos corporales y puede ayudar a prevenir enfermedades reumáticas o artritis.

Tomar habas secas, al estar entre los alimentos ricos en fibra, ayuda a favorecer el tránsito intestinal. Incluir alimentos con fibra en la dieta, como este alimento, también ayuda a controlar la obesidad. Además es recomendable para mejorar el control de la glucemia en personas con diabetes, reducir el colesterol y prevenir el cáncer de colon.

 

Las habas secas, al ser un alimento rico en fósforo, ayuda a mantener nuestros huesos y dientes sanos así como una piel equilibrada ya que ayuda a mantener su PH natural. Por su alto contenido en fósforo este alimento ayuda a tener una mayor resistencia física. Este mineral, contribuye también a mejorar las funciones biológicas del cerebro.

 

Por su alto contenido en vitamina B1, el consumo de las habas secas, ayuda a superar el estrés y la depresión. Los alimentos ricos en vitamina B1 o tiamina, como este alimento son muy recomendables en periodos de embarazo o lactancia y también después de operaciones o durante periodos de convalecencia, debido a que en estos periodos hay un mayor desgaste de esta vitamina.

 

El ácido fólico o vitamina B9 de las habas secas, hace de este un alimento muy recomendable para su consumo en etapas de embarazo o de lactancia. Este alimento también puede ayudar a combatir los efectos perjudiciales de ciertos medicamentos que absorben la vitamina B9 y puede ayudar a personas alcólicas o fumadores, pues estos hábitos, ocasionan una mala absorción del ácido fólico.

Tabla nutricional

Comestible: 100 %
Energía: 307,00 Kcal.
Carbohidratos: 33,30 g.
       de los cuales azúcares 2,50 g.
Proteinas: 26,10 g.
Grasas 2,1
Colesterol 0 g.
Vitamina A 42 ug.
Vitamina C 4 mg.
Vitamina B12 0 ug.
Fibra 25 g.
Sodio 11 mg.
Hierro 5,5 mg.
Fósforo 590 mg.
Calcio 100 mg.
Magnesio 190 mg.

Fuente: alimentos.org.es